Hendaya, situada en el País Vasco francés, a las puertas de España, entre el Atlántico y los Pirineos, paraíso para los amantes de los deportes acuáticos (kayak, surf, vela, paddle surf…) y del golf, la bicicleta, el rugby, los paseos de montaña.

Hendaya conocida por su bella playa de arena fina y su longitud de 3 km. Con sus míticas rocas las gemelas. Las fachadas de las casas situadas frente al mar y en la ciudad, la mayoría clasificadas (La Casa Roja). Construidas a principios de siglo por el reputado arquitecto hendayés Edmond Durandeau. La explanada de Sokoburu de estilo neovasco, alberga el Centro de Thalasoterapia Serge Blanco, el Casino, sus restaurantes, sus bares de tapas, su mercado y su brocante. El barco Marie-Louise, te llevará al puerto deportivo de Fuenterrabia (Hondarribia), pueblo español, pintoresco.

El paseo por la bahía de Txingudy, a través del Bidasoa te conducirá al pequeño puerto de Caneta, con las ruinas de las murallas de Vauban, y dos casas con unas vistas inigualables de Fuenterrabía (Hondarribia), declaradas monumentos históricos en el año 2011 : Bakar-Etxea, la casa de Pierre Loti y la villa Mauresque. Cerca del camping Ametza, la finca y el castillo de Abadia, zona natural protegida, con unas vistas maníficas sobre el océano (Monte Larún, Peñas de Aya, acantilados y calas…) Las carreras Vélodyssée o Atlántica en rueda libre desde Roscoff a Hendaya, terminan en el País Vasco francés, después de un bello recorrido a lo largo de la cornisa vascofrancesa, con espléndidas vistas sobre el golfo de Vizcaya. Esta vía verde, bella y soleada, continúa hacia la bahía de Txingudy hasta el puerto de Caneta, para continuar hasta el límite de Hendaya (Behobie) sobre una pasarela construida sobre pilotes, ofreciendo un espectáculo seductor de las islas y mareas del río Bidasoa donde se pueden observar variadas especies de pájaros.

Hendaya !
¡sin duda !